Bill & Ted salvando el universo, de Dean Parisot

Bill & Ted salvando el universo (Bill & Ted Face the Music, Estados Unidos, 2020) / Dirección: Dean Parisot.

Reparto: Keanu Reeves, Alex Winter, William Sadler, Samara Weaving, Jillian Bell, Brigette Lundy-Paine, Kristen Schaal, Jayma Mays, Holland Taylor, Anthony Carrigan, Amy Stock-Poynton, Erinn Hayes, Beck Bennett, Hal Landon Jr., Kid Cudi. / Guion: Chris Matheson, Ed Solomon. / Fotografía: Shelly Johnson. / Música: Mark Isham. Estreno jueves 08 de octubre del 2020.

por: Enrique López Arvizu

La música que salva.

Más de 30 años han pasado desde que los jovencitos Bill y Ted arribaron al mundo del cine, con un par de películas (y un par de series) llenas de aventuras, rock, viajes en el tiempo y un humor que al día de hoy se sigue disfrutando, sobre todo esa salvajada de película que es la secuela, y sus guiños al mismísimo Bergman.

Ahora han regresado rondando los cincuenta años, ambos son padres de familia y viven una importante crisis matrimonial, motivo por el que los cuatro asisten a terapia, pero reciben otra vez una visita del futuro para asegurarse que consigan componer esa canción con la que su banda The Wyld Stallyns logrará unir al mundo.

Así, volverán a viajar en el tiempo, tanto al futuro como al pasado, pero no solamente para conseguir esa anhelada canción que salve al mundo, sino para salvarse a si mismos de un futuro que se vislumbra bastante decadente.

Con una dinámica similar a las películas previas, esta tercera entrega presenta una trama que no pretende más que divertir a quien se acerque a mirarla, y aunque la historia que se narra no resista mayor análisis en su apariencia, consigue sostener el interés del espectador en todo momento, y no solo eso, sino también hace reír (mucho), además de emocionar y servir de un perfecto vehículo a través de la nostalgia.

La química entre Alex Winter y Keanu Reves, ahora convertido en toda una super estrella, se mantiene intacta, y ambos parecen pasárselo muy bien en cada aparición en la pantalla, en una película sin mayores pretensiones mas que entretener y satisfacer a los fans, algo que se consigue con creces gracias a su tono ligero y amable, que completa de manera perfecta la trilogía. Aviso: no perderse la escena post-créditos.

%d personas les gusta esto: