Escape Room: Sin salida, de Adam Robitel

Escape Room: Sin salida (Escape Room, Estados Unidos, 2019) / Dirección: Adam Robitel.

Reparto: Taylor Russell, Deborah Ann Woll, Logan Miller, Tyler Labine, Jay Ellis, Nik Dodani, Adam Robitel, Kenneth Fok, Jessica Sutton, Vere Tindale, Cornelius Geaney Jr., Yorick Van Wageningen, Jamie-Lee Money, Paul Hampshire, Pete Sepenuk, Dan Gruenberg, Gino Lee, Russell Crous. / Guion: Maria Melnik, Bragi F. Schut. / Fotografía: Marc Spicer. / Música: John Carey, Brian Tyler. Estreno viernes 08 de febrero de 2019.

por: Enrique López Arvizu

Demasiados trucos.

Hace un par de años se estrenó una película de idéntico nombre y trama, pero con mucho menos presupuesto y resultados lamentables, esta película dirigida por Adam Robitel se parece a muchas otras películas y tras un aceptable inicio, echa todo por la borda por el obsesivo uso de vueltas de tuerca que disminuyen la eficiencia del relato.

Un grupo de personas reciben una misteriosa invitación para participar de un “escape room”, ellos no se conocen entre si y cada uno responde a un estereotipo diferente del otro, todos han recibido una misteriosa caja que al abrirse presenta la peculiar invitación.

Los seis acuden puntuales a la cita, y están presentándose y conociéndose entre ellos mismos cuando, sin saberlo, descubren que desde que han llegado el juego se ha echado a andar, y nada pinta tan divertido como se lo habían pensado.

El inicio se percibe alentador, la presentación de los personajes es llamativa y consigue sostener el misterio del motivo de la invitación a esas personas, además, la acción no se hace esperar tanto, pero las bondades de esta película son más bien escasas, pues pronto se vuelve una película ordinaria, sin algún personaje que se destace por su conflicto o carisma.

Y si bien la película consigue ser entretenida, ésta evade el regodeo en cada una de las muertes, las cuales se perciben demasiado prolijas y escasas de sangre, a diferencia de películas como ‘Final Destination’, ‘The Cube’ o ‘Saw’, con las que guarda una gran cantidad de similitudes, todo parece estar pensado para no molestar a nadie y así poder generar una mayor taquilla.

Pero desde la primera de las habitaciones de la que los protagonistas deben escapar, la propia película se auto sabotea, y así sucede en cada una de las otras habitaciones, anulando el suspenso en cada intento de añadir sorpresa, con un tramo final donde hay una vuelta de tuerca cada cinco minutos, en una película que no presenta nada original, ni siquiera las secuencias de las muertes son llamativas, y que hace pensar más en otras películas que en la que estamos viendo.

Escape Room: Sin salida, de Adam Robitel reviewed by on 12 febrero, 2019 rated 2.0 on 5.0
%d personas les gusta esto: