Caniba, de Lucien Castaing-Taylor y Verena Paravel

Caniba (Caniba, Francia, 2017) / Dirección: Lucien Castaing-Taylor y Verena Paravel.

Cine Documental. Guion y Fotografía: Lucien Castaing-Taylor, Verena Paravel. Vista en el 38 Foro Internacional de Cine en la Cineteca Nuevo León.

por: Enrique López Arvizu

Diseccionando al caníbal.

La dupla de directores conformada por el inglés Lucien Castaing-Taylor y la suiza Verena Paravel, creadores del majestuoso documental ‘Leviathan’, irrumpe con un documental producido por la Universidad de Harvard que es un acercamiento bastante cercano a la psique de un caníbal japonés.

El tipo en cuestión es Issei Sagawa, quien en el año de 1981 era un estudiante de literatura en La Sorbona de París, el cortejaba a una compañera de carrera, la holandesa Renée Hartevelt, pero ante un rotundo rechazo y movido por la frustración, decidió matarla, guardar su cuerpo en un refrigerador y comerla de a poco, esto hasta ser descubierto por la policía.

Luego de dos años preso, fue declarado enfermo mental por la policía francesa, y después de ser diagnosticado erróneamente como enfermo terminal por una enfermedad intestinal, fue dejado en libertad con la influencia de su poderoso padre para posteriormente regresar a Japón, donde actualmente vive junto a su hermano Jun, de quien depende totalmente para su movilidad.

En ‘Caniba’, los directores presentan una apuesta muy arriesgada desde lo narrativo, una larga entrevista a Issei en compañía de su hermano, cámara en mano, planos muy cerrados y mucho desenfoque, el resultado es una experiencia límite que pone a prueba la tolerancia del espectador ante los diferentes temas presentados y ante lo poco atractivo del documental desde lo visual.

En el filme, los hermanos charlan acerca de sus vidas, de su niñez (acompañado de imágenes de videos caseros familiares), hablan del crimen perpetrado por Issei, el cual es mostrado gráficamente en un manga realizado por el mismo, y demás opiniones sobre temas diversos, dejando bien en claro que también el hermano presenta cierta tendencia hacia lo perverso.

Y si bien al inicio de la película los directores advierten que su intención no es justificar el accionar de Issei, el documental pierde objetividad desde lo formal, ya que por la manera en que han filmado a su personaje este es mostrado de manera deformadamente monstruosa por los recursos utilizados (el fuera de foco, los planos que muestran su rostro parcialmente y demás), mostrando a un criminal sin un ápice de arrepentimiento en búsqueda de una posible reivindicación, moral y éticamente cuestionable, en una película que es una experiencia inquietante, perturbadora y muy incómoda.

Caniba, de Lucien Castaing-Taylor y Verena Paravel reviewed by on 13 octubre, 2018 rated 2.5 on 5.0
%d personas les gusta esto: