La vida misma, de Dan Fogelman

La vida misma (Life Itself, Estados Unidos-España, 2018) / Guion y Dirección:  Dan Fogelman.

Reparto: Oscar Isaac, Olivia Wilde, Annette Bening, Antonio Banderas, Samuel L. Jackson, Olivia Cooke, Mandy Patinkin, Laia Costa, Jake Robinson, Sergio Peris-Mencheta, Àlex Monner, Caitlin Carmichael. / Fotografía: Brett Pawlak. / Música: Federico Jusid. Estreno miércoles 19 de diciembre de 2018.

por: Enrique López Arvizu

Una suma de desgracias.

Tras un atendible éxito con su serie de televisión ‘This is Us’, el director Dan Fogelman regresa al cine con una fórmula similar en una película en la que manipulación es la princi´pal herramienta para intentar conmover al espectador.

Will (Oscar Isaac), está muy enamorado de Abby (Olivia Wilde), tanto que ella no sabe bien como controlar su obsesión, pero ambos deciden seguir juntos hasta conseguir que ella se embarace. Unos años después, Dylan (Olivia Cooke), la hija de ambos, gusta de la música y trata de encontrar su lugar en el mundo a la vez que busca superar su trágica vida.

En España, Saccione (Antonio Banderas) es un importante empresario dueño de una gran compañía de aceite de oliva, quien decide darle el rango de capataz a uno de sus empleados que es quien pone mayor empeño en su labor, Javier (Sergio Peris-Mencheta), quien al poco tiempo se casa con Isabel (Laia Costa), y juntos tienen a su hijo Rodrigo (Alex Monner), quien tras un momento traumático en un viaje vacacional con su familia a New York siendo niño, decide volver a esa ciudad para estudiar la Universidad.

Este drama coral cuenta con una narrativa que va intercalando diferentes momentos que van sucediendo a los personajes en una especie de rompecabezas, que conforme vamos conociendo los diferentes tramos iremos descubriendo los nexos y conexiones entre ellos.

Lo que todos los personajes presentan en común es una serie de eventos trágicos que van sucediendo a lo largo de toda la película, de lo que no se salva prácticamente ninguno de los personajes que vemos en pantalla y que, como en este tipo de películas, todo termina caprichosamente conectado.

La película de Fogelman termina siendo un drama romántico con toda una colección de fatalidades, narrado con extrema solemnidad y con claras intenciones aleccionadoras, haciendo uso de las mil y una herramientas conocidas en el cine para manipular al espectador y decirle en que momentos debe sentirse conmovido o devastado.

 

La vida misma, de Dan Fogelman reviewed by on 20 diciembre, 2018 rated 1.5 on 5.0
%d personas les gusta esto: