El lugar sin límites, de Arturo Ripstein

El lugar sin límites (El lugar sin límites, México, 1977) / Dirección: Arturo Ripstein.

Reparto: Roberto Cobo, Gonzalo Vega, Ana Martín, Lucha Villa, Fernando Soler, Julián Pastor, Hortensia Santoveña, Carmen Salinas, Marta Aura. / Guion: José Emilio Pacheco, José Donoso, Arturo Ripstein, Manuel Puig (Novela: José Donoso). / Fotografía: Miguel Garzón. / Música: Joaquín Gutiérrez Heras. Función inaugural de la 8a Muestra Internacional de Cine Queer QMTY 2019.

por: Enrique López Arvizu

El infierno es aquí.

Basada en la novela de José Donoso y estrenada hace ya 32 años, ‘El lugar sin límites’ representa un parteaguas en la cinematografía nacional y en la filmografía de su director, una película de culto que expone el machismo, la homofobia, el odio, la doble moral, la corrupción y abusos de poder en nuestra sociedad.

La historia está ubicada en el ficticio pueblo de “El Olivo”, un lugar donde manda el cacique del pueblo, Don Alejo (Fernando Soler), quien busca comprar un lote de viejos inmuebles para después venderlos a un mejor precio, metiendo presión dejando a la gente sin energía eléctrica, entre las propiedades está la de “La Japonesita” (Ana Martin), una prostituta que junto a su padre travesti “La Manuela” (Roberto Cobo), regentan un prostíbulo que heredaron de “La Japonesa” (Lucha Villa), madre de “La Japonesita” que se hizo de la propiedad gracias a una apuesta ganada a Don Alejo.

La calma en el prostíbulo se torna tensa ante el amenazante regreso de Pancho (Gonzalo Vega), un típico macho, ahijado de Don Alejo y que tiene viejas rencillas con “La Manuela” que tras portarse violento con “La Japonesita”, su padre decide salir para tratar de calmarlo bailándole de manera seductora.

En medio de una atmósfera sórdida y decadente, Ripstein nos hace descender al infierno que es muy parecido a nuestro México, ese al que suele evadirse en la mirada, el que se niega pero que existe, uno que incomoda y duele.

La película muestra una mirada seria sobre la homosexualidad como no se había visto antes en el cine nacional, desnudando y haciendo visibles nuestros prejuicios y derribando mitos muy establecidos respecto al gran macho mexicano, siendo un relato que desafortunadamente se mantiene de actual y vigente.

Para la posteridad quedan las enormes actuaciones de sus intérpretes, en especial la de Roberto Cobo, quien se ha vuelto todo un icono dentro del cine nacional, tanto con su trabajo como “El Jaibo” en ‘Los olvidados’ de Buñuel, como esta su “Manuela” y su inolvidable baile de la leyenda del beso. Un clásico imperecedero.

El lugar sin límites, de Arturo Ripstein reviewed by on 28 junio, 2019 rated 4.5 on 5.0
%d personas les gusta esto: