Stalker, de Andrei Tarkovsky

Stalker: La zona (Stalker, Unión Soviética, 1979) / Dirección: Andrei Tarkovsky.

Reparto: Aleksandr Kaidanovsky, Anatoly Solonitsyn, Nikolai Grinko, Natalya Abramova, Alisa Freyndlikh, Faime Jurno, Raymo Rendi. / Guion: Arkadiy Strugatskiy, Boris Strugatskiy, Andrei Tarkovsky (Novela: Arkadiy Strugatskiy, Boris Strugatskiy). / Fotografía: Aleksandr Knyazhinsky, Georgi Rerberg. / Música: Eduard Artemyev. Vista en la 64 Muestra Internacional de Cine en Cineteca Nuevo León.

jjj

por: Enrique López Arvizu

La región prohibida.

‘Stalker’ fue la última de las películas filmadas en la extinta URSS de Andrei Tarkovsky, una película que significó el fin de una era en su cine y en su vida tras su posterior exilio, en lo que fue su segundo acercamiento a la ciencia ficción tras ‘Solaris’.

Adaptando “Picnic extraterrestre” o “Picnic junto al camino” de Arkadiy y Boris Strugatskiy, narra el viaje de tres hombres a una zona prohibida donde se dice que años atrás cayó un meteorito, una zona inhabitada donde las personas que ingresan no se las ve regresar y donde se dice existe una habitación en donde se conceden los deseos más profundos.

Los tres hombres son Stalker (Aleksandr Kaydanovskiy), un guía que ha sido contratado por los otros dos para llegar al lugar restringido, el Escritor (Anatoliy Solonitsyn) y el Profesor (Nikolay Grinko), quienes buscan llegar al sitio a donde acuden aquellos seres sin esperanza en una travesía de la que no se sabe que esperar ni que consecuencias pueda traer.

La poderosa puesta en escena de ‘Stalker’ representa uno de los puntos más altos en la historia del cine, una película de una trama un tanto simple pero compleja desde su narrativa, que expone desde lo visual la diferenciación de esos dos mundos o realidades: el mundo común, fotografiado en tonos sepia o incluso blanco y negro, y “la zona”, donde vemos todo en color, un lugar perdido en el tiempo en los restos de un mundo apocalíptico, donde se reviste con un diseño sonoro de varias capas que nos adentran en lo más profundo de los sentimientos y pensamientos de los personajes a los que acompañamos.

Tarkovsky expone sus ideas, sus pensamientos y sus miedos en un relato donde se explora y se reflexiona sobre la espiritualidad, la fe, las creencias y el escepticismo a través de sus tres personajes que buscar la transición de un mundo en decadencia a otro más esperanzador.

Una película visualmente poderosa y bella, con un trabajo sonoro apabullante que convierten su visión en un viaje inolvidable y subyugante hacia un territorio donde habitan diversos estados emocionales, llenos de cuestionamientos y dudas imperecederas, que siempre es atrapante cuando se vuelve a ver y que nunca es tarde para descubrirla por vez primera.

 

Stalker, de Andrei Tarkovsky reviewed by on 10 mayo, 2018 rated 5.0 on 5.0
%d personas les gusta esto: