Spy: Una espía despistada, de Paul Feig

Spy: Una espía despistada (Spy, Estados Unidos, 2015) / Dirección y Guión: Paul Feig.

Reparto: Melissa McCarthy, Jason Statham, Rose Byrne, Jude Law, Morena Baccarin, Bobby Cannavale, Allison Janney, Nia Long, 50 Cent, Peter Serafinowicz, Will Yun Lee, Zach Woods, Alicia Vela-Bailey, Jessica Chaffin, Miranda Hart, Carlos Ponce. / Fotografía: Robert D. Yeoman. / Música: Theodore Shapiro. Estreno viernes 05 de junio de 2015.

1

por: Enrique López Arvizu

Una espía nada despistada.

‘Spy’ es la tercera colaboración de Melissa McCarthy con el director Paul Feig,  (antes lo hicieron en la maravillosa ‘Damas en Guerra’ y la divertida ‘Armadas y Peligrosas’ junto a Sandra Bullock), pero es la primera que pone a McCarthy como la protagonista principal.

Mccarthy es Susan Cooper, una agente de la CIA, solterona de 40 años que se ha visto relegada a hacer su trabajo desde la comodidad de su escritorio y sirviendo de apoyo a un colega “de campo” al más puro estilo James Bond (Jude Law), quien en una misión para impedir que vendan un arma nuclear “portátil” desaparece, obligando a que Cooper tome su lugar al ser un rostro desconocido por la villana Rayna (Rose Byrne) y ante la renuncia de otro de los agentes (Jason Statham).

Así Susan Cooper deberá entrar de lleno a la acción mediante el manejo de nuevas personalidades, buscando ir tras Rayna para vengar a su amigo, viajando lo mismo por Paris, Roma y Budapest y sorprendiendo ya que es realmente una buena espía, siendo ahora apoyada por su compañera y única amiga que interpreta muy atinadamente Miranda Hart.

McCarthy y Feig logran una comedia física en la que lo gracioso va mucho más allá de su obesidad, y aunque la actriz sabe reírse de sí misma, existen bastantes otros elementos por donde pasa la comicidad en ‘Spy’ y a los que McCarthy sabe sacarle provecho, en una película donde la carga femenina se impone sumando a Allison Janey que hace de la particular jefa de Cooper.

Para mantener el equilibrio, Jason Statham encarna a un acelerado espía que desconfía de la labor de Cooper convirtiéndose en su sombra, con gags que funcionan en la interacción de ambos aunque no es la parte más brillante del film, además del obstinado agente italiano que intenta seducir en todo momento a Cooper.

Pero queda más que claro que acá la estrella es Melissa McCarthy, que lo mismo en escenas cargadas de acción, patadas o persecuciones o bien llenas de diálogos fluidos, graciosos y punzantes, se erige como la actriz más versátil en el cine hoy en día.

Feig y McCarthy consiguen una (otra) buena película.

 

Spy: Una espía despistada, de Paul Feig reviewed by on 4 junio, 2015 rated 3.5 on 5.0
%d personas les gusta esto: