Mortdecai, el artista del engaño, de David Koepp

Mortdecai, el artista del engaño (Mortdecai, Estados Unidos, 2015) / Dirección: David Koepp.

Reparto: Johnny Depp, Ewan McGregor, Gwyneth Paltrow, Olivia Munn, Paul Bettany, Jeff Goldblum, Carly Steel, Jamie Bernadette, Camilla Marie Beeput, Ashley Leilani, Jonny Pasvolsky, Guy Burnet, Michael Culkin, Ulrich Thomsen, Alec Utgoff. / Guión: Eric Aronson (basado en la novela de Kyril Bonfiglioli yCraig Brown). / Fotografía: Florian Hoffmeister. / Música: Mark Ronson, Geoff Zanelli. Estrenada el viernes 24 de abril de 2015.

1

por: Enrique López Arvizu

Depp en profunda caída.

Las excentricidades propias de los personajes que suele interpretar Johnny Depp han terminado por llevar al actor a un desgaste inevitable, todo acentuado después de interpretar a Jack Sparrow, personaje que parece haber devorado al actor.

‘Mortdecai’, el nuevo filme protagonizado por Depp, es un fallido intento de comedia, dirigida por el afamado guionista David Koepp que antes dirigió a Depp en ‘La ventana secreta’ y escribió películas exitosas tales como ‘Jurassic Park’, Misión imposible’ y ‘La guerra de los mundos’, y que curiosamente no escribió el guión de la película que nos ocupa.

Charlie Mortdecai es un excéntrico (otra vez) aristócrata y mercader del arte, lo mismo que un despistado estafador casi en bancarrota, al que se le presenta una oportunidad para recuperarse económicamente si logra recuperar un Goya que ha sido robado y que contiene una clave para obtener un tesoro nazi ubicado en un banco suizo.

A Mortdecai lo cuida su guarura, patiño y fiel compañero Jock (Paul Bettany), además de su esposa, una Gwyneth Paltrow que hace lo que puede lidiando entre el ridículo bigote de Mortdecai y los imposibles diálogos de su personaje. A estos personajes se suma el de Ewan McGregor, un agente de la inteligencia británica que anda también detrás del Goya y que siempre estuvo enamorado de la esposa de Charlie.

A pesar del efectivo trabajo en cuanto al diseño de producción y los vistosos movimientos de cámara, Mortdecai navega en la mediocridad ante la imposibilidad de conectar con el espectador con un humor que no termina nunca por funcionar, una comedia en la que difícilmente se esboza una mínima sonrisa.

Y la gran carga negativa recae en un Johnny Depp, una vez más pasado de vuelta, en un registro desbordado como en las últimas películas en las que ha intervenido, dejando los escasos momentos “cómicos” a  Paul Bettany. Mortdecai es una película que se siente vieja y un tanto calculada, quizás hubiera funcionado mejor si Koepp se hubiese permitido un poco más de delirio sin depender tanto de Johnny Depp y su bigote.

Mortdecai, el artista del engaño, de David Koepp reviewed by on 24 abril, 2015 rated 2.0 on 5.0
%d personas les gusta esto: