La boda de Valentina, de Marco Polo Constandse

La boda de Valentina (La boda de Valentina, México, 2018) / Dirección: Marco Polo Constandse.

Reparto: Marimar Vega, Omar Chaparro, Ryan Carnes, Christian Tappán, Sabine Moussier, Kate Vernon, Jesús Zavala, Álvaro Carcaño, María Rojo, Tony Dalton, Yolanda Abbud L., Chumel Torres. / Guion: Santiago Limón, Issa López (Historia: Beto Gómez). / Fotografía: Erwin Jaquez. / Música: Rodrigo Dávila. Estreno viernes 09 de febrero de 2018.

0

por: Enrique López Arvizu

La decisión de Valentina.

El segundo largometraje de Marco Polo Constandse vuelve a tener como tema de fondo una boda, si su película anterior, ‘Casese quien pueda’ era un desastre por todos lados, excepto en la taquilla, esta su segunda película lo redime en cierta forma, aunque no deja de ser una comedia fallida.

Valentina (Marimar Vega), vive en Estados Unidos, trabaja para una fundación de la millonaria Melanie Tate (Kate Vernon) quien es además su suegra, madre de su novio Jason (Ryan Carnes) con quien está próximo a casarse, tan pronto regrese de un viaje a México a donde ha ido a resolver un problema, pues ha descubierto que la han casado sin su consentimiento.

A Valentina le avergüenza su familia, que es una de las más poderosas de la Ciudad de México, su padre (Christián Tappán) es candidato al gobierno de la ciudad y ha decidido casarla con un exnovio, Ángel (Omar Chaparro) para sanar su declaración patrimonial, Valentina busca afanosamente obtener su divorcio, pero la sorpresiva llegada de su novio complicará todas las cosas.

La película combina la trama amorosa de Valentina con una subtrama política en la que está inmiscuida la familia, la cual es retratada a manera de sátira con personajes estereotipados pero bien delineados desde el guion, escrito por Santiago Limón e Issa López a partir de una idea de Beto Gómez, como la madrastra ex reina de belleza (Sabine Moussier), el hermano incómodo e imprudente (Jesús Zavala), el abuelo rabo verde (Álvaro Carcaño) y la tía encarcelada (María Rojo), pero el relato nunca consigue el equilibrio entre ambas tramas, a merced de algunas malas decisiones, tanto de la producción como del personaje protagonista, y ese nuevo mal chiste del cine mexicano de colocar a youtubers a comentar la actualidad política no suma veracidad.

Y es que la película resiente lo débil del personaje que debe interpretar Marimar Vega, una mujer que lidera una poderosa fundación en el extranjero, pero no sabe cómo hacerle frente a su corrupta familia y decide de la manera más simple sumarse a su juego, sin importarle que ello la meterá en un sinfín de problemas, sobre todo en su ya cercano compromiso matrimonial, si bien podría decirse que el vínculo familiar es más fuerte, tampoco sabe como llevar la relación con su ex, con quien parecía no existir más un vínculo, personaje que carece de brillo ante la gris presencia de Omar Chaparro.

Todas esas inconsistencias están puestas para que el relato pueda avanzar así sin más, y para que los conflictos aparezcan tan pronto llegue su prometido, momento justo para explotar al máximo el “mexican curious” y hacer notar el choque cultural entre ellos, siendo ese (el personaje del gringo borracho en una cantina y después en una arena de lucha libre) de los pocos momentos rescatables de una comedia que buscó abarcar muchos temas sin lograr profundizarlos, con un final conservador y complaciente.

 

La boda de Valentina, de Marco Polo Constandse reviewed by on 14 febrero, 2018 rated 2.0 on 5.0
Ver sitio para móvil
%d personas les gusta esto: