Elvira te daría mi vida, pero la estoy usando, de Manolo Caro

Elvira te daría mi vida, pero la estoy usando (México, 2015) / Guión y Dirección: Manolo Caro.

Reparto: Cecilia Suárez, Luis Gerardo Méndez, Carlos Bardem, Angie Cepeda, Zuria Vega, Vanessa Bauche, Angélica Aragón, Silverio Palacios, Mariana Treviño, Alfonso Dosal, Amorita Rasgado, María Elena Saldaña, Valeria Vera. / Fotografía: Mateo Londono. / Música: Tomás Barreiro, Pablo Chemor. Estreno viernes 14 de agosto de 2015.

1

por: Enrique López Arvizu

Querida voy a comprar cigarrillos, y ahí te ves.

El tercer largometraje de ficción del director teatral Manolo Caro, y cuarto en su filmografía, es el primero escrito especialmente para la gran pantalla y es también su filme más logrado y contenido. Y es también el primero en el que las referencias al cine de Pedro Almódovar no son tan visibles.

El filme es protagonizado por Cecilia Suárez, quien le da vida a la Elvira del título a quien, una noche y después de una discusión mientras su bebé llora sin cesar, abandona el marido con el viejo cuento de salir a comprar cigarrillos, lo que genera una obsesión en Elvira para encontrarlo.

Con la angustia y desesperación que esto le provoca, fija su único objetivo en hacer hasta lo imposible por descubrir a donde se ha ido, encontrando de a poco, y de maneras por demás obvias, pistas que le sugieren que su esposo (Carlos Bardem), se ha fugado con un amante unos años menor que él, a quien interpreta Luis Gerardo  Méndez, actor que últimamente monopoliza todos los papeles de gay en el cine mexicano.

Así Elvira iniciará una obsesiva pesquisa, malgastando todo el poco dinero que le queda mientras encuentra ayuda en algunos personajes secundarios que aparecen con resultados diversos, como la recepcionista que interpreta la enorme actriz Mariana Treviño, de lejos lo mejor de la película, la vecina obsesivo-religiosa que interpreta Vanessa Bauche, el desaprovechado papel que toca hacer a Angélica Aragón como la madre de Elvira, así como la inconexa amistad de ésta con Eloy (Angie Cepeda), su única amiga y dueña de una funeraria a donde Elvira conseguirá un particular trabajo.

Como en todo el cine de Caro, las situaciones se van dando por casualidad, hay muchas decisiones que se antojan mero capricho, hay un número músical metido con calzador y algunas acciones de sus personajes resultan del todo incomprensibles, aun así, el resultado es positivo en comparación a sus películas anteriores, resultando su película más contenida aunque como siempre hay algunos excesos, (sobre todo en la interpretación de Suárez en una escena cerca del final), en una comedia dramática donde lo dramático tiene mayor peso específico pero el humor se percibe más genuino, en parte al trabajo de Cecilia Suárez, atinado excepto en la mencionada escena.

Sin llegar a ser una buena película, Caro da un paso adelante alejándose del acabado teatral de sus anteriores trabajos, pero lo negativo viene con el final del relato, donde Manolo Caro ajusticia y castiga a uno de sus personajes a la usanza del viejo cine nacional, en lugar de buscarle una salida más digna y acorde a los tiempos en los que vivimos, donde se busca que la sexualidad sea vista tan natural como es.

Elvira te daría mi vida, pero la estoy usando, de Manolo Caro reviewed by on 15 agosto, 2015 rated 2.5 on 5.0
%d personas les gusta esto: