El violinista del diablo, de Bernard Rose

El violinista el diablo (Der Teufelsgeiger / The Devil’s Violinist, Alemania, 2013) Director y Guión: Bernard Rose. / Reparto: David Garrett, Jared Harris, Joely Richardson, Christian McKay, Veronica Ferres, Helmut Berger, Olivia d’Abo, Andrea Deck, Ania Sowinski, Andrew Tiernan, Elizabeth Kinnear. / Fotografía: Bernard Rose. / Música: David Garrett, Franck Van Der Heijden. Estrenada el 24 de julio de 2014.
1
por: Osvaldo Torres Cedeño
Cuando el arte no se dejó satanizar.

Vale la pena hacer la aclaración, no se trata de ninguna película de demonios, ni exorcismos, ni esas cosas… tenemos la historia de Niccolo Paganini, quien en el siglo XIX fuera conocido como El Violinista del Diablo, ya que al sonar de las cuerdas del violín que tocaba, despertaba bajas pasiones en el público femenino, que caían seducidas por el encanto, delicadeza y toque de este hombre.

En la película vemos cómo es que de ser un niño temeroso ante su padre, que lo golpeaba hasta que sus notas salieran perfectas, pasa el tiempo y Niccolo crece, se convierte en un respetado músico que triunfa en Europa, y que tiene muchas amantes.

El triunfo se debe en parte a la influencia de Urbani, su manager, quien le hace firmar un contrato para convertirlo en un exitoso músico.

Pero solo le falta triunfar en Inglaterra, y es ahí cuando hace acto de presencia John Watson, quien convence a Paganini para que vaya a Inglaterra, pero se desencadenan una serie de confusiones personales en el genio, entre la precaria situación económica de Watson, y la intervención de una ambiciosa periodista que primero alaba a Paganini, y después se encargará de hundirlo por despecho.

Se trata de una película pequeña, producción alemana, con intérpretes que además de demostrar su talento en la actuación, también lo hacen con sus dotes musicales, es decir, los violines y voces que escuchamos en las piezas musicales, fueron realmente ejecutadas por los actores que dieron vida a dichos personajes.

Por momentos, pareciera que en la película no ocurre nada, pero en parte creo que fue una estrategia del director Bernard Rose, para que el espectador también fuera seducido por el genio diabólico que fue Paganini.

El diseño de producción de la cinta es excelente; la recreación de la época, igualmente.

Y las actuaciones también cumplen con el objetivo de transportarnos a una época donde el arte se manifestaba y florecía, a pesar de las protestas de gente que intentaba satanizarlo.

[Calificación: 7/10]

https://www.youtube.com/watch?v=52ey9tYuVCY
%d personas les gusta esto: