El último Elvis, de Armando Bo

El último Elvis (Argentina, 2012) Director: Armando Bo / Reparto: John McInerny, Griselda Siciliani, Margarita López, Rocío Rodríguez Presedo, Nora Childers, Corina Romero. / Guión: Nicolás Giacobone y Armando Bo. / Fotografía: Javier Julia. / Música: Sebastián Escofet. Vista en la 56 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional en la Cineteca Nuevo Léon.

4

por: Enrique López Arvizu

El otro yo.

El último Elvis es la ópera prima del argentino Armando Bo, coguionista junto a Nicolás Giacobone de la horrible Biutiful y la inminente Birdman, ambas de Alejandro González Iñarritu, quien figura como productor ejecutivo en éste film; Bo es además, nieto del legendario Armando Bo, director de aquellas deliciosas y sensuales comedias protagonizadas por la no menos legendaria Isabel “Coca” Sarli (Fiebre, La diosa impura, Carne, etc.)

Carlos (John McInerny) es un obrero de fábrica, padre de familia, separado y con una hija; y es también Elvis, un decadente imitador de El Rey en su etapa final, que pide que le llamen como su ídolo, llama a su ex mujer Priscilla, dio por nombre a su hija el de Lisa Marie, y vive en su muy particular Graceland.

La gris existencia de Carlos se modifica totalmente cuando se transforma en Elvis, arriba del escenario vive a plenitud la vida que no es, la fantasía que se vuelve realidad mientras dure el show, ya sea en fiestas, tributos compartidos junto a variopintos imitadores o incluso en eventos en asilos de ancianos, lo mismo da.

Bo se aleja de los vicios ejercidos por Iñarritu y entrega una película contada desde la sencillez y la sobriedad, con actuaciones contenidas, con McInerny que brilla intensamente en la piel de Elvis pero con su propia voz, sobrevolando los difíciles terrenos del melodrama y bordeando los excesos y golpes bajos.

Gran parte de la fuerza del relato de El último Elvis se apoya en el trabajo de la fotografía a cargo de Javier Julia, los acertados planos secuencias como el de la presentación inicial de Elvis, y sobre todo un diseño de producción que permite transportarnos del rutinario conurbano bonaerense al esplendor fugaz del mismísimo Graceland.

Perseguir una pasión nos lleva a tomar decisiones y éstas no siempre serán las mejores, vivir como el otro que no se es tiene un límite, y Carlos lo sabe y lo enfrenta, que la vida se trata de perseguir eso que siempre se ha soñado ser. Una película sencilla y contundente por igual.

[Calificación: 8/10]

%d personas les gusta esto: