El pequeño Quinquin, de Bruno Dumont

El pequeño Quinquin (P’tit Quinquin, Francia, 2014) / Dirección y Guión: Bruno Dumont.

Reparto: Alane Delhaye, Lucy Caron, Bernard Pruvost, Philippe Jore, Corentin Carpentier, Julien Bodard, Baptiste anquez, Lisa Hartman, Frédéric Castagno, Stéphane Boutillier, Philippe Peuvion, Céline Sauvage, Jason Cirot, Cindy Louguet, Camille Cordonnier. / Fotografía: Guillaume Deffontaines. Vista en la 58 Muestra Internacional de Cine.

1

por: Enrique López Arvizu

Amor, humor y muerte.

Pensada originalmente para la televisión como una miniserie de 4 capítulos de 50 minutos cada uno, la nueva obra de Bruno Dumont sorprende con una historia que contiene su habitual mirada del mundo, es decir, un mundo oscuro, deprimente, violento y con poca esperanza, pero ahora con un humor absurdo desternillante.

En un pueblito lo más al norte de Francia, tanto que es visible la costa inglesa, una serie de misteriosos asesinatos empiezan a suceder de manera por demás extraña; un cuerpo humano destazado aparece dentro del cuerpo de una vaca muerta que nadie entiende como ha llegado hasta dentro de un búnker, después aparece otra vaca muerta en la playa en las mismas condiciones.

Para investigar estos crímenes, y otros más que se irán sucediendo de maneras igual o más extrañas, llegan al pueblo un par de tipos que parecen todo menos policías, el oficial Van Der Weyden, con un sinfín de tics en su rostro, y su ayudante Carpentier, que gusta de conducir autos sólo en dos ruedas, ellos siempre serán acosados por una pandilla de chicos curiosos e inquietos liderados por el Quinquin del título, un chico adolescente que tiene una linda novia y un par de amigos más que se la buscan para pasar los días de vacaciones.

Así, con el pretexto de los crímenes y su investigación, Dumont ofrece un retrato de esa parte profunda de Francia y sus habitantes, todo a manera de farsa y con una comicidad física inédita en su obra que recae sobre sus personajes, los cuales son todos tratados con respeto, pero que es innegable que los actores que les han dado vida se lo han pasado muy bien, ya que algunas escenas son hilarantes, tanto para el espectador como para los mismos actores.

Aunque algunos temas de sus películas anteriores se asoman, (el racismo, la violencia latente en la familia, el triunfo del mal sobre el bien), lo mismo que el tono oscuro que el film toma conforme suceden los otros asesinatos y avanza el metraje, se impone ese tono de comedia absurda que mantiene el interés en este film coral que se las ingenia para mostrar al pueblo completo sin dramas ni patetismos y con muchos momentos en que son inevitables las carcajadas, sobresaliendo el fino trazo con el que ha diseñado a todos sus personajes.

Dumont consigue quizás su película más completa y accesible en su ya vasta y redonda filmografía, aunque ahora lejos de la solemnidad que le caracterizaba.

El pequeño Quinquin, de Bruno Dumont reviewed by on 21 junio, 2015 rated 4.5 on 5.0
%d personas les gusta esto: