El capital humano, de Paolo Virzi

El capital humano (Il Capitale Umano, Italia, 2014/ Dirección y Guión: Paolo Virzi.

Reparto: Valeria Bruni Tedeschi, Fabrizio Bentivoglio, Valeria Golino, Fabrizio Gifuni, Luigi Lo Cascio, Giovanni Anzaldo, Matilde Gioli, Guglielmo Pinelli. / ´Guión: Paolo Virzì, Francesco Bruni, Francesco Piccolo (Novela: Stephen Amidon). / Fotografía: Jérôme Alméras, Simon Beaufils. / Música: Carlo Virzì. Vista en la 58 Muestra Internacional de Cine.

1

por: Enrique López Arvizu

Muerte de un ciclista.

Lo primero que vemos en ‘El capital humano’, la más reciente película del italiano Paolo Virzi, es a un ciclista que transita por algunas avenidas en su regreso a casa, de pronto es alcanzado por un golpe de una camioneta y el ciclista sale del camino, este hecho será el punto de partida sobre el que Virzi volverá en repetidas ocasiones contando la historia desde el punto de vista de 3 de sus personajes y regresando en el tiempo 6 meses.

Dos familias económicamente diferenciadas, como dos caras de la misma moneda, vinculadas por sus hijos, quienes además de cursar en la misma escuela habían tenido un romance que ha terminado, se ven forzosamente unidas por el hecho trágico que será desmarañado poco a poco según el punto de vista en pantalla, hay que aclarar que el narrador es siempre el director y nunca el personaje, ya que se cuenta exactamente lo mismo de acuerdo a lo que cada uno vivió del hecho y no es la versión de cada uno, como sucedía en ‘Rashomon’ de Kurosawa.

El primer punto de vista es el de Dino (Fabrizio Bentivoglio), un agente inmobiliario seducido por la fortuna de la familia Bernaschi, a quien con tal de escalar económicamente no le importa someterse a los caprichos de Giovanni Bernaschi (Fabrizio Gifuni), un empresario que con unos fondos de inversión hará que Dino comprometa su estabilidad económica.

Después todo se cuenta desde la óptica de Carla (Valeria Bruni Tedeschi, extraordinaria como siempre) una ex actriz que abandona su carrera para estar al lado (y a la sombra) de Giovanni su esposo, una mujer perdida en la opulencia que se dedica a comprar arte exótico e intenta rescatar un viejo teatro, aunque se rehúsa a ocupar el lugar al que su marido le confina, como mujer objeto.

El tercer capítulo lo cuenta desde el punto de vista de Serena, (Matilde Gioli), hija de Dino quien aparenta seguir en relación con el hijo de Carla, Massimiliano, hasta esa noche en que volviendo a casa de los Bernaschi sucede el accidente con el ciclista, Serena hará lo posible por no revelar los detalles que sólo ella conoce.

La decisión de Virzi de fragmentar el relato se torna un tanto arbitraria ya que la película sólo se sostiene en el hecho de mantener oculto hasta el último instante posible que fue lo que en realidad sucedió en el citado accidente, aunque la feroz crítica que hace al sistema económico italiano y los voraces empresarios que hicieron carroña de una situación extrema, dicho con diálogos punzantes, se pierden ante tanto artificio.

No obstante su discurso moral  un tanto obvio, ‘El capital humano’ funciona en gran parte de su metraje por el suspenso ya comentado pero se queda en la superficie pues en el capítulo de cierre titulado como el film, algunas decisiones de guión resultan un tanto forzadas con el fin de llegar a donde se tenía que llegar (el otro romance de Serena, la forma en que el padre se entera de todo, etc), afortunadamente, al final aparece Valeria Bruni Tedeschi en un cierre que dignifica las intenciones primarias de la película.

El capital humano, de Paolo Virzi reviewed by on 3 junio, 2015 rated 3.0 on 5.0
Ver sitio para móvil
%d personas les gusta esto: