Duro de cuidar, de Patrick Hughes

Duro de cuidar (The Hitman’s Bodyguard, Estados Unidos-China-Bulgaria-Holanda, 2017) / Dirección: Patrick Hughes.

Reparto: Ryan Reynolds, Samuel L. Jackson, Salma Hayek, Gary Oldman, Elodie Yung, Joaquim de Almeida, Kirsty Mitchell, Joséphine de La Baume, Sam Hazeldine, Joelle Koissi, Barry Atsma, Abbey Hoes, Halima Nagori, Karl Farrer, Mikhail Gorevoy. / Guion: Tom O’Connor. / Fotografía: Jules O’Loughlin. / Música: Atli Örvarsson. Eastreno viernes 25 de agosto de 2017.

7

por: Enrique López Arvizu

Divertida, simple y efectiva.

Ryan Reynolds encontró en Deadpool el personaje de su vida, y mientras se llega la segunda entrega de su personaje, actúa en una comedia de acción en la que retoma el humor de su personaje icónico, logrando una gran química con Samuel L. Jackson, en una película que consigue ser efectiva y muy divertida

Reynolds es Michael Bryce, un guardaespaldas que pierde todo su prestigio cuando es asesinado su cliente, a partir de ahí se ve condenado a cuidar a clientes de poca monta, hasta que se le encomienda cuidar a un asesino a sueldo (Jackson), a quien debe resguardar y llevarlo a La Haya para declarar en contra de un dictador bielorruso (Gary Oldman).

Bryce decide hacerlo para quedar bien con su ex, una agente de Interpol, y a pesar de tener viejas rencillas nunca cerradas con Kincaid, juntos resuelven el deber llegar a tiempo al juicio y enfrentarse a todos los que les siguen.

La película se sostiene en el talento y carisma de sus dos protagonistas, tanto Reynolds como Jackson, tanto cada uno por su lado como cuando interactúan, consiguen llevar al relato más de allá de la simpleza de su propuesta, donde ambos lucen naturales y disfrutando lo que hacen.

Si bien el guion resulta ser ordinario y poco sorpresivo, las escenas de acción y las persecuciones están bien resueltas, pero todo es llevado a buen puerto gracias a sus estrellas, quienes consiguen elevar el nivel de la película, inclusive también por las breves participaciones de Salma Hayek, pero no consigue amalgamar las dos tramas que corren paralelas, por un lado la del guardaespaldas y el asesino a sueldo queriendo librarse de sus perseguidores y por otro lado Gary Oldman como un represor dictador siendo juzgado, en un tono mucho más serio que no empata con el resto.

La película de Patrick Hughes está lejos de ser una buena película pero entrega todo lo que promete, y consigue ser divertida y efectiva, y sobre todo, tremendamente entretenida.

 

Duro de cuidar, de Patrick Hughes reviewed by on 25 agosto, 2017 rated 3.5 on 5.0
%d personas les gusta esto: