Deadpool, de Tim Miller

Deadpool (Deadpool, Estados Unidos, 2016) / Dirección: Tim Miller.

Reparto: Ryan Reynolds, Morena Baccarin, Gina Carano, T.J. Miller, Ed Skrein, Rachel Sheen, Brianna Hildebrand, Paul Lazenby, Sean Quan, Ben Wilkinson, Naika Toussaint, Olesia Shewchuk, Kyle Cassie, Style Dayne, Fabiola Colmenero, Stan Lee. / Guión: Rhett Reese, Paul Wernick (Personajes: Rob Liefeld, Fabian Nicieza). / Fotografía: Ken Seng. / Música: Junkie XL. Estreno viernes 12 de febrero de 2016.

1

por: Enrique López Arvizu

Antihéroe y bufón.

Después de una muy acertada y divertida campaña publicitaria que consiguió posicionar a uno de los personajes de Marvel menos conocidos (para todo aquel que no sea fanático de los cómics), llega por fin a los cines la película de Deadpool, personaje con el que Hollywood intenta refrescar el panorama ya un poco gastado de las películas de superhéroes.

El principal beneficiado de toda esta movida es el actor Ryan Reynolds, quien recibe una segunda oportunidad de encarnar a un superhéroe luego de la fallida ‘Linterna Verde’ de DC Comics, con un personaje al que sabe sacarle el máximo provecho y que será sin duda alguna, un parteaguas en su carrera.

Reynolds da vida a Wade Wilson, un mercenario de poca monta que suele juntarse en un bar con tipos de su misma calaña donde conoce a Vanessa (Morena Baccarin), una prostituta con la que inicia una relación que va tornándose en amorosa y cuando todo parece ir bien, Wade es diagnosticado con un cáncer terminal.

Desesperado por el inminente y fatal destino que le espera, Wade se somete a un tratamiento experimental que habrá de curarlo, a cargo del científico Francis / Ajax (Ed Skrein), que tendrá complicadas consecuencias para Wilson, quedando con el rostro desfigurado pero desarrollando la capacidad de regenerar su cuerpo, dando vida así a Deadpool.

Pero Deadpool no se resigna a ser un superhéroe como tal, por el contrario, es un tipo desparpajado, cínico e irónico que suele actuar con suma violencia ante sus rivales, motivo por el que es instado a unirse a la causa de los X-Men, historia que corre en paralelo y que presenta un par de personajes a ésta historia (Colossus y Negasonic Teenage Warhead), y que será motivo de muchas de las burlas de Deadpool.

La estructura narrativa del relato, que cuenta en paralelo el enfrentamiento de Deadpool contra Ajax como venganza del daño causado y en flashbacks la génesis del anti héroe, permite que el ritmo vertiginoso no decaiga nunca, gracias a un preciso montaje y una banda sonora que incluye a Wham!, Salt-N-Pepa y Juice Newton entre otros, y sobre todo, el desparpajado humor de Deadpool, dando forma a un film sólido con una típica historia de superhéroes contada de manera ágil y sobre todo muy divertida.

Y es que más que la acción, en ‘Deadpool’ lo que impera es la comedia desaforada que arranca desde los créditos de inicio con un personaje que no se toma nada en serio y que, aprovecha el mismo recurso del cómic de romper la cuarta pared, abriendo la posibilidad de mezclar el universo ficcional con el real, con un Ryan Reynolds que, como si de un artista de stand up se tratara, no para de hablar y hacer chistes de todo y contra todos, siendo Reynolds uno de los varios grandes aciertos del filme.

Más en la línea de ‘Ant-Man’ y ‘Guardianes de la Galaxia’, Marvel consigue refrescar sus productos con un personaje que promete algunas nuevas y divertidas película. Y como siempre, permanecer en la sala hasta después de los créditos.

 

 

Deadpool, de Tim Miller reviewed by on 11 febrero, 2016 rated 4.0 on 5.0
%d personas les gusta esto: