Deadpool 2, de David Leitch

Deadpool 2 (Deadpool 2, Estados Unidos, 2017) / Dirección: David Leitch.

Reparto: Ryan Reynolds, Josh Brolin, Zazie Beetz, Morena Baccarin, Julian Dennison, T.J. Miller, Karan Soni, Brianna Hildebrand, Leslie Uggams, Jack Kesy, Eddie Marsan, Lewis Tan, Bill Skarsgård, Brad Pitt, Rob Delaney, Terry Crews, Shioli Kutsuna, Hayley Sales, Luke Roessler, Scott Vickaryous, Tanis Dolman, Nikolai Witschl, Andréa Vawda. / Guion: Rhett Reese, Paul Wernick, Ryan Reynolds (Cómic: Rob Liefeld, Fabian Nicieza). / Fotografía: Jonathan Sela. / Música: Tyler Bates. Estreno viernes 18 de mayo de 2018.

jjj

por: Enrique López Arvizu

Regresa el antihéroe y bufón.

Tras el gran éxito de la presentación cinematográfica de ‘Deadpool’, con la película dirigida por Tim Miller, la segunda entrega se enfrentaba a un reto importante para intentar superar a su predecesora, con el inconveniente de no contar ya con el factor sorpresa, y el resultado es igual de divertido en una película que supera a su antecesora.

Las infaltables referencias aparecen desde el inicio mismo de la película y no pararán a lo largo del metraje, con una historia que inicia con Deadpool (Ryan Reynolds) enfrentándose a una situación complicada que es mejor no mencionar, hasta verlo como posible integrante de un conocido grupo de superhéroes, al tratar de control a Russell (Julian Dennison) un adolescente mutante de incontrolable ira y que lanza llamas de sus puños.

Todo se sale de control y Deadpool y Russell son enviados a una cárcel de máxima seguridad donde con un dispositivo pierden sus poderes, pero ante la amenazante llegada de Cable (Josh Brolin), quien busca asesinar a Russell, deberá buscar armar un nuevo grupo de superhéroes para hacerle frente y tratar de salvar a Russell.

Siguiendo el camino ya andado en su antecesora, esta nueva película consigue afianzar al personaje con una alta dosis de cinismo y desparpajo, pero ahora con la añadidura de mostrarlo en una situación donde además busca su propia redención por motivos muy personales.

El guion muestra a Deadpool en diferentes estados, desde una profunda depresión, hasta verse en la necesidad de pedir ayuda o tomar conciencia de la trascendencia de salvar a alguien más, pero sin perder jamás su actitud cínica y desmadrosa ni acercándose ni tantito a lo solemne, soltando un chascarrillo tras otro, y burlándose de todo y de todos, con bastantes referencias a la cultura pop, la mayoría muy recientes, lo que ayuda a refrescar el chiste del filme y previniendo su saturación.

Esta segunda entrega cumple de manera efectiva las expectativas creadas por la primera película, mostrando al personaje con su esencia intacta, una buena cantidad de secuencias espectaculares, un humor corrosivo y un tono que se impone desde el inicio y añadiendo buenos personajes como Cable y Domino, además de un inesperado villano que resultó toda una verdadera y agradable sorpresa e incluso una de las mejores escenas postcréditos, conformando así una segunda parte tremendamente efectiva y salvajemente divertida. Queremos más Deadpool, sin duda.

 

Deadpool 2, de David Leitch reviewed by on 18 mayo, 2018 rated 4.0 on 5.0
%d personas les gusta esto: