Ana y Bruno, de Carlos Carrera

Ana y Bruno (Ana y Bruno, México, 2017) / Dirección: Carlos Carrera.

Cine de Animación. / Guion: Daniel Emil, Flavio González Mello (Novela: Daniel Emil). / Música: Víctor Hernández Stumphauser. Estreno viernes 31 de agosto de 2018.

por: Enrique López Arvizu

Entrañable y maravillosa.

Luego de más de diez años desde que empezó la producción de ‘Ana y Bruno’, el primer largometraje animado de Carlos Carrera ha llegado por fin a las salas de cine, y en esta ocasión la espera sí que ha valido la pena.

Ana y su madre han sido dejadas por su padre en una casona junto al mar, Ana pronto empieza a interactuar con los residentes, un hombre mayor que le muestra a un peculiar y colorido ser, pero pronto enfermeras y médicos llegan y se llevan al hombre al piso 3 justo cuando el pequeño desaparece ante los ojos de Ana quien juega con un pequeño perro llamado Choco.

Ya en su habitación y de noche, Ana es despertada por diversos ruidos, ella piensa que se trata del perrito y sale de su habitación, al no ver nada sube hasta llegar al piso 3, y ahí se topa con Bruno, una especie de duendecillo color verde que se presenta ante Ana como una alucinación de uno de los pacientes del lugar, Ana también conocerá a otros personajes que son también amigos imaginarios de otras personas que viven ahí, todo es interrumpido por los gritos de la madre de Ana que dice ser atacada por un monstruo al que la pequeña puede ver, cuando su madre es trasladada a otra habitación, Ana y sus amigos escapan de la casa en busca del padre de la chica para que la ayude a rescatar a su mamá.

‘Ana y Bruno’ es una propuesta que sobresale en el panorama de los largometrajes animados del cine mexicano, luego de experimentar con la animación con el premiado corto ‘El héroe’ hace ya más de 20 años, Caros Carrera consigue una gran película con una historia que toca temas serios en un relato que conjuga un tono oscuro y al mismo tiempo personajes coloridos y queribles que dan forma a una divertida y al mismo tiempo emotiva historia.

Lo que más destaca es la narrativa de Carrera, que va desarrollando su historia de a poco, otorgando la información precisa en el momento justo de acuerdo a la historia, sin necesidad de alargar en el tiempo el momento de revelar, por ejemplo, los motivos de la llegada de Ana y la madre a la clínica psiquiátrica, y logrando mezclar a la perfección tanto el mundo real como el fantástico o imaginario donde se desarrolla la historia sin ningún contratiempo que trastoque la narración, así como el adecuado tratamiento a los diferentes temas por los que transita la historia, tales como locura o la muerte entre otros, que son llevados de manera inteligente y sentida ante los posibles públicos a los que hará frente la película.

Además, visualmente la película es asombrosa, la calidad y nivel de detalle alcanzado en esta producción no se ha visto antes en otras realizaciones nacionales, al que hay que añadir el gran trabajo de los actores que dan su voz a los personajes, entre los que se destacan nombres como Damián Alcázar, Silverio Palacios, Julieta Egurrola, Regina Orozco o Marina de Tavira, que colaboran a dar forma a una película entrañable y conmovedora que es además inteligente y muy entretenida.

Ana y Bruno, de Carlos Carrera reviewed by on 31 agosto, 2018 rated 4.5 on 5.0