Amor de mis amores, de Manolo Caro

Amor de mis amores (México, 2014) Dirección y Guión: Manolo Caro. / Reparto: Sandra Echeverría, Marimar Vega, Sebastián Zurita, Erick Elias, Juan Pablo Medina, Mariana Treviño, Rossy de Palma, Lorena Velázquez, Itatí Cantoral, Mauricio Barrientos, Camila Sodi, Arap Bethke, Camila Selser, Sol Méndez Roy, Ximena García. Fotografía: Daniel Jacobs. Estrenada el jueves 04 de septiembre de 2014.

1

por: Enrique López Arvizu

No sé si seguir jugando a ser Almodóvar, o hacer telenovelas cortas.

La sombra de Almodóvar es larga, y es indudable que algunas de sus películas han  alcanzado notas de verdadera genialidad, razón por la cual, cada tanto surgen imitadores por todos lados del mundo.

El director teatral Manolo Caro, desde su primera película dejó en claro que lo suyo era ir detrás de la sombra del manchego, poniendo en escena cualquier cosa que indicara algún indicio del cine del buen Pedro.

Así, en su ficción anterior, ‘No sé si cortarme las venas, o dejármelas largas’, Caro incluía a una de las famosas chicas Almodóvar entre su reparto, Rossy de Palma, se auto-referenciaba en la telenovela que veía el personaje de Ludwika Paleta, como tantas veces lo hace el mismo director español, también recargaba el decorado de colores chillantes y elementos kitsch, etc., es decir, toda una colección de cosas “almodovarianas”.

Ahora, en ‘Amor de mis amores’, parte de la historia está ambientada en España, hay un cameo de de Palma, lo kitsch, recargado y chillante está multiplicado por 5, hay un travesti, coreografías graciosas, una cantante popular y vernácula interpreta un momento musical, y para variarle un poco, ahora suma una referencia torpe a Inception.

La trama es una colección de casualidades y supuestos enredos sin sentido y con poca gracia; un tipo va a casarse con la insípida Sandra Echeverría y para asegurarse de que su mejor amigo irá a su boda, viaja a Madrid para traerlo a la boda, la novia en México atropella a un enmascarado en bicicleta del que quedará flechada de inmediato, lo lleva a un sanatorio, donde en una escena ridícula y fallida nadie pareciera haberlo atendido, tendrán sexo y cada uno romperá su compromiso, porque el enmascarado también habría de casarse el mismo día.

La novia del enmascarado está en España por que fue a recoger su vestido allá, el novio le cancela la boda por teléfono y en el vuelo de regreso conocerá a los otros dos amigos, y así, como en las telenovelas malas, todo mundo termina conociendo a todos los personajes.

En esta su segunda ficción, (en medio de las dos realizó un documental), Manolo Caro vuelve a llevar a la pantalla grande una obra de su misma autoría, y, como en el caso de ‘No sé si cortarme las venas…’, el problema es el mismo: la falta de una adaptación que traslade su historia del escenario teatral al lenguaje de cine, y esta falla es muy notoria.

El desarrollo de los personajes y las diferentes situaciones están tratadas como en una obra de teatro, los personajes hablan mucho y hacen poco, la mayoría de las escenas aportan poco al relato, el espacio físico es  totalmente desaprovechado, los personajes siempre hablan cuando están a cuadro, toda acción se suscita a los tropezones, a los gritos y con muchas “malas palabras” para causar alguna risa, todos los personajes “actúan” de manera similar, se comportan igual, no hay matices, en parte por lo acartonado del diseño del personaje y sobre todo por los pésimos actores que la película tiene como protagonistas (Echeverría, Zurita, Elías, Vega).

Caro se preocupa más por agregar elementos “ingeniosos, brillantes y escandalosos” (un indígena baila por una acera, unas monjas en ropa íntima, un asalto con máscaras y sin tensión, etc.) que en encarrilar a sus actores en el ritmo del filme, o en darle algo de coherencia al relato entre tanto desenfreno, pero esto nunca sucede. ¿Qué las canciones y la selección musical están buenas? Mejor comprarse el cd o bajarlas de internet.

‘Amor de mis amores’ es un film rutinario, superficial y carente de gracia y estilo propio, que podría funcionar mejor si se tratara de una telenovela o drama seriado, al final termina siendo un calcado mal hecho que empieza a dar la sensación de agotamiento.

[Calificación: 4/10]

%d personas les gusta esto: