12 Years a Slave, de Steve McQueen

12 años esclavo (12 Years a Slave, Estados Unidos, 2013) Director: Steve McQueen / Reparto: Chiwetel Ejiofor, Michael Fassbender, Benedict Cumberbatch, Paul Dano, Garret Dillahunt, Paul Giamatti, Scoot McNairy, Lupita Nyong’o, Sarah Paulson, Brad Pitt, Michael Kenneth Williams y Alfre Woodard. / Guión: John Ridley (basado en el libro de Solomon Northup.) / Fotografía: Sean Bobbitt. / Música: Hans Zimmer.  Estrenada el 21 de febrero de 2014.

 

1

por: Enrique López Arvizu

 

Yo era un hombre libre.

12 años esclavo es una gran decepción, demasiado efectista y complaciente.

Solomon (Chiwetel Ejiofor), un hombre culto, músico, padre de familia y “hombre libre” en el Nueva York de 1850, es embaucado por un par de tipos que terminan secuestrándolo y vendiéndolo como esclavo en el Sur de Norteamérica.

Tratándose de un tema especialmente doloroso para la historia norteamericana, McQueen desembarca en la industria de Hollywood con una película de tema “importante”, regodeándose cual Gibson con la pasión; no tiene empacho en mostrar azotes y vejaciones a través de lindos planos secuencias, y profundas laceraciones en cuerpos bellamente iluminados y fotografiados.

Nos enteramos que Solomon sufre su condición de esclavitud durante 12 años sólo porque así nos lo indican desde el título mismo, ya que el paso del tiempo no se percibe durante el relato. Así, todo tipo de sufrimientos siguen aconteciendo a nuestro personaje principal, y sobre todo, al magistralmente interpretado por la actriz nacida en México y de padres africanos Lupita Nyong´o, personaje sumamente maltratado por su director en pos de conseguir la lágrima fácil desde la butaca, así como el resto de esclavos que sólo tienen la función de decorado quedando la sensación que la injusticia solamente sucede contra Solomon.

Pero lo peor se lo reservó el productor de la película, Brad Pitt, en una actuación completamente fuera de tono y en plan de redentor absoluto.

Después de buenas películas como Hunger y sobre todo Shame, McQueen da dos pasos hacia atrás, pero ahora abre bien las manos para poder abarcar todos los premios que se le vienen.

[Calificación: 6/10]

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

 

Otra opinión.

por: Oswaldo Torres Cedeño

La esclavitud es uno de los episodios históricos más crueles de los que se tenga memoria.

Si aún en nuestros días existe de alguna u otra forma, a pesar de su abolición, es terrible que hace más de 200 años las cosas pintaran de una manera tan cruel y sanguinaria.

12 AÑOS ESCLAVO está basada en las memorias de Solomon Northup, un hombre de color y violinista, que hacia 1850 vivía en una comunidad de NY con su familia.

Respetado y, sobre todo, siendo libre, cierto día Solomon entabla una conversación con dos hombres que lo drogan y lo secuestran, para ser eventualmente vendido como esclavo.

Cuando despierta de su inconsciencia, se da cuenta que forma parte de un mercado donde venden a otros negros para trabajar en una plantación.

Comienza una lucha por no dejar decaer su espíritu, pero en el intento confía en las personas equivocadas, lo que le sumerge aún más en un estado depresivo, que lo único que le alimenta es la esperanza de reencontrarse con su familia.

Revendido varias veces, Solomon es sometido a brutales golpizas y vejaciones mientras realiza trabajos forzados, situación cliché de este tipo de películas.

El trayecto es brutal, tal vez el director Steve McQueen exageró para jugar con los sentimientos de los espectadores.

Y en ese juego, McQueen logra que varios de nosotros lloremos o traguemos saliva, en particular la escena donde el personaje de Patt (excelente interpretación de Lupita Nyong’o) es golpeada a latigazos, completamente desnuda, por un genial/odioso Michael Fassbender.

Dentro de todo el pesimismo de la película, hay varios rayitos de luz, compuestos por los personajes de Benedict Cumberbatch, Brad Pitt y Alfre Woodard, que vienen a ser una especie de bálsamo ante tanta atrocidad.

Chiwetel Ejiofor realiza una gran actuación, como un espíritu esclavizado que anhela su libertad a toda costa, jugándose todas sus cartas.

[Calificación: 8/10]

 

%d personas les gusta esto: